Cuestión de Prioridades

Desde ayer había decidido que el título de mi nueva entrada al blog sería este de hoy. Escribiría sobre un tema y en un estilo completamente diferentes a los acostumbrados. Sin embargo, acabo de leer un cable de una agencia de noticias cubana que me ha hecho cambiar de idea… pero no de título.

Aquí reproduzco parte del cable de marras.

“Dalila Rodríguez sustituirá a la bicampeona del orbe de scratch, Yumari González, y será la única cubana en la cuarta y última fase de la Copa del Mundo de ciclismo de pista, en Beijing, China, del 22 al 24 próximos.

“Por coincidir el certamen con la premiación de Mejor Deportista de Cuba en 2009 se determinó que Yumari estuviera presente para recoger su galardón, ganado por vez primera en su destacada carrera deportiva y que compartió con la triplista Yargelis Savigne, también monarca mundial.

“Héctor Marcos, miembro de la Federación cubana de la disciplina, dijo que es un momento muy especial para un atleta recibir ese premio (…)”

Tengo que confesar que no me sorprendió la noticia. Simplemente vino a confirmar lo que ya (desde hace muchos años) pienso sobre los métodos y prioridades de los que dirigen el deporte en este país.

En lo absoluto menosprecio una gala de premiación, mucho menos tratándose de un galardón tan importante y merecido como del que hablamos. Pero, ¿no existía otra alternativa que ‘determinar’ que esta atleta no asistiera a la mencionada competencia? ¿Acaso no podría adelantarse o atrasarse tan ‘trascendental’ premiación? Y, en última instancia, ¿hay algún demérito en que otra persona – ya sea familiar, compañero de equipo o entrenador – reciba el trofeo en nombre de la ciclista?

Recordemos que estamos hablando de una Copa del Mundo, no de un ‘torneíto’ regional o competencia de preparación. Hablamos de un evento en el que cualquier atleta estaría orgulloso de participar y al que no todos pueden asistir aunque lo deseen. Hay que ganárselo con resultados, y de esos a Yumari le sobran.

Me pregunto si le habrán consultado la decisión antes de que ‘se determinara’ su no participación en la lid de Beijing. Es más, dudo que Yumari se sienta feliz después de tal ‘determinación’. Quizás me equivoco, pero lo dudo. Y no es un comentario simplista ni debe reducirse el análisis solamente a pensar: “!Coñoo! Le jodieron el viaje”. La cuestión es mucho más compleja y va más allá de un caso aislado.

Para nadie es un secreto el descenso cualitativo que ha sufrido el deporte cubano en los últimos tiempos. Hace poco más de año y medio, precisamente en Beijing, se tocó fondo. Solo dos títulos olímpicos y una ubicación en el lugar 28 de la tabla de medallas, por detrás de países como Jamaica, Kenya, Rumanía, Etiopía, Hungría, Brasil, República Checa, Eslovaquia y Georgia (por no mencionar a otros con un más alto grado de desarrollo como España, Canadá, Polonia, Holanda, Ucrania y Nueva Zelanda, pero tradicionales escoltas de Cuba en el medallero desde Barcelona ’92).

Y qué decir del béisbol. Ya no recuerdo cuándo fue la última vez que se ganó un título en algún evento internacional de calidad al menos aceptable. Si mal no recuerdo fue durante los Juegos Olímpicos de Atenas en 2004, más de un lustro atrás.

Es verdad, ha habido muchas deserciones y la mayoría de ellas por parte de atletas con muchísimo talento y probada maestría deportiva, con resultados excelentes tanto en Cuba como en el exterior. Sí, sería de tontos tratar de negarlo. Ahí están los casos de Yurisel Laborde, Ahmed Lopez, Geoffrey Silvestre, Odlanies Solis, Yan Barthelemy y casi todos los campeones olímpicos y mundiales de boxeo de la última década. Y del béisbol, ni hablar: Contreras, Kendry, Yadel, Ramírez, Chapman, en fin, una lista interminable de peloteros de talento excepcional.

Sin embargo, no creo que sea esta una batalla a ganar solo “elevando el trabajo político-ideológico con los atletas”. También es verdad, vivimos en una sociedad socialista y una de las prioridades del estado y el gobierno es tratar de evitar en lo posible las desigualdades sociales que, igualmente para qué negarlo, ya existen.

No obstante, creo firmemente que los atletas – al menos los de alto rendimiento y en particular esos que tanta gloria han dado y dan a nuestra Patria y que tan orgullosos nos hacen sentir de ser cubanos – merecen un tratamiento especial y, sobre todo, respeto.

Anuncios

2 Responses to Cuestión de Prioridades

  1. Elaine Díaz dice:

    Después de esto solo queda decir: Amen

  2. Diana dice:

    por eso estamos como estamos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: