Regresos

Casi cuatro meses han pasado desde mi último post. El trabajo, los asuntos personales y sobre todo la pereza a veces pueden más que un buen motivo para escribir. Mientras, a nuestro alrededor, lo absurdo se afianza como lo cotidiano y lo lógico se convierte en ave de paso en peligro de extinción. Y miramos y escuchamos incrédulos mientras otra decepción pone ancla a nuestro optimismo y tira de él.

Me ha dicho una amiga que su primo hermano —más hermano que primo según sus propias palabras— está muriendo. Enfermedad renal. “Está vivo de milagro”. “Es solo cuestión de tiempo.”

Me ha dicho mi amiga que su tío, padre de su primo, vive en Chile; que es doctor; que se quedó en aquel país hace ya muchos años aunque, me aclara, no desertó de ninguna misión de colaboración cubana; que después de mudar su residencia permanentemente a Chile ya ha visitado Cuba en dos ocasiones con visa humanitaria precisamente para  ver a su hijo —en una de ellas para un infructuoso intento de donarle un riñón—; que incluso una de esas visitas fue procedente de Estados Unidos a donde había ido a vivir con otro de sus hijos por unos dos años.

Me ha dicho mi amiga que hace unos tres o cuatro días, al deteriorarse en extremo la salud de su primo, llamaron al padre a Chile y que a las dos horas ya volaba hacia Cuba.

Me ha dicho mi amiga que al llegar a la Terminal 3 del Aeropuerto Internacional José Martí de la Habana, las autoridades migratorias cubanas retuvieron a su tío, padre de su primo en estado extremadamente grave, y lo montaron en un avión de regreso a Chile unas horas después.

Me ha dicho mi amiga que están tratando de hablar con las autoridades pertinentes para que se le tramite una visa humanitaria a su tío, padre de su primo para quien cada segundo de vida es un “milagro”.

Me ha dicho mi amiga que la abuela espera a su hijo, padre de su primo, tal vez para encontrar en él algo de alivio. Me ha dicho también que su tío no es rico ni mucho menos; que un pasaje desde Chile es caro; que si hubiese estado en su lugar no sabe qué hubiese hecho.

Amiga querida, me pediste calma. “Relájate”, dijiste. ¡Tú a mí! ¿Es que acaso encontraste ya quien te explicara con un mínimo de lógica por qué se le niega a un padre el derecho inalienable que tiene de ver, quizás por última vez, a su hijo moribundo?

Anuncios

One Response to Regresos

  1. aliosha dice:

    Autor:
    No se imagina lo ondo que su post me ha llegado. Esto se debe a que en la familia sufrimos una desgracia similar que nos ha dejado un sabor bien amargo. Le cuento…Tengo 35 años y hace 10 años pude salir de Cuba al igual que muchos amigos de mi generacion. Pero esta historia no es acerca de mi sino de mi familia. Mi mama es medico y fue de visita a Canada (no por mision medica) en un viaje del cual no regrezo a Cuba. Mi abuela en Cuba, la mama de mi mama, se enfermo de cancer dos años mas tarde. Las autoridades cubanas no le permitio a mi madre regrezar a Cuba para volver a ver a su madre (mi abuela) tras multiples intentos de viaje. La enfermedad duro por varios meses aumentando la gravedad de la paciente, pero ni modo. Mi madre suplico, lloro, grito por que le dieran el permiso de entrada a Cuba por todos los metodos a su alcance incluyendo varias peticiones por razones humanitarias. En una ocacion mi madre fue al consulado cubano directamente para intentar hablar con el consul sobre lo que estaba ocurriendo, pero no tuvo exito en verlo. Uno de los oficiales de las autoridades cubanas comento- !Ha pero Ud. sabia que siendo medico si se quedaba lo que le iva a pasar….ahora tiene que pagar las concecuencias !- Mi mama por poco se desmaya. La mama de mi madre, mi abuela, se puso muy grave y no pudo seguir luchando por su vida. Cuando fallecio, tampoco le fue otorgado el permiso para q mi madre pudiese enterrar a su madre. Todavia hoy, 10 años despues las autoridades siguen negando a mi madre, que es ciudadana cubana, visitar a su pais. No entendemos el por que. Mi madre jura q no ha violado ninguna ley en Cuba. Las autoridades cubanas no le dan argumento a mi madre de por que se le sigue negando la habilitacion o permiso de entrada a Cuba. Esta es una triste realidad que vivimos los ciudadanos cubanos en nuestro propio pais. Que alguien decida por nosotros si podemos salir y entrar de nuestro propio pais esta mal. Malditos esos que se han tomado un derecho tal.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: